jueves, 25 de junio de 2020

Larpeira Gallega

Muy buenas!!!!
De nuevo por aquí, y hoy vengo con una receta típica de Galicia, una Larpeira como le llamamos aquí, aunque en otros lugares de se le llama Coca. En Galicia la Larpeira es un dulce típico que se elabora para las sobremesas de las fiestas.
En esta ocasión yo la hice para llevar a la hoguera de San Juan, para la sobremesa. Cabe destacar que hay muchas versiones de este dulce típico, pero yo me he decantado por una receta de lo más sencilla, aunque no os asustéis, parece que son muchos pasos, pero es muy sencilla, ya veréis.
Al lío!!!



Ingredientes

  • Para el prefermento:
100 gr de harina de fuerza
100 gr de leche entera
3gr de levadura seca de panadero
  • Para la crema pastelera:
330 gr de leche entera
85 gr de nata para montar
85 gr de azúcar
4 yemas L
35 gr de maicena
  • Para el almíbar:
75 gr de agua
75 gr de azúcar
30 gr de anís dulce
  • Para la masa:
El prefermento anterior
2 huevos L
450 gr de harina de fuerza
50 gr de leche entera
5 gr de levadura seca de panadero
125 gr de azúcar
1 ralladura de lión
1´5 cucharaditas de anís dulce
75 gr de mantequilla a temperatura ambiente
1 pizca de sal

Elaboración.

  • Para el prefermento:
La noche anterior, templamos la leche unos segundos en el microondas.
En bol bol pequeño añadimos la harina, la leche templada y la levadura, mezclamos hasta conseguir una masa homogénea.
Pasamos a un bol que habremos engrasado previamente, tapamos con film transparente y la dejamos reposar en la nevera hasta el día siguiente.
  • Para la crema pastelera:
En bol pequeño separamos un poco de leche y disolvemos la leche en ella.
En un cazo a fuego medio calentamos el resto de la leche, la nata y el azúcar, sin que llegue a hervir.
Retiramos del fuego y añadimos las yemas, las cuales previamente habremos batido y la leche  que teníamos reservada con la maicena disuelta.
Volvemos a llevar la mezcla as fuego hasta que se hierva y espese, removemos constantemente con unas varillas para así evitar que se nos formen grumos.
Pasamos la mezcla a un bol y lo tapamos con film tocando la crema. Dejamos que enfríe a temperatura ambiente y luego llevamos a la nevera hasta el momento de usarla.
  • Para el almíbar:
En un cazo a fuego medio ponemos el azúcar y el agua. Cuando se haya disuelto el azúcar por completo incorporamos el anís y retiramos del fuego. Reservamos.
  • Para la masa:
Comenzamos templando la leche unos segundos en el microondas.
En el bol del robot amasador colocamos la harina, el azúcar, la pizca de sal y la levadura seca de panadero. Tendremos especial cuidado en que la levadura y la sal no se toquen. 
Ponemos en marcha el robot y le añadimos la leche, los huevos ligeramente batidos, la ralladura de limón, el anís y el prefermento cortado a trozos, amasamos unos 10 minutos.
Por último añadimos la mantequilla y continuamos amasando hasta conseguir una masa homogénea, suave y lisa.
Formamos una bola y la pasamos a un bol aceitado, la tapamos con film transparente y la dejamos reposar hasta que doble su volumen. El tiempo de levado va en función de la temperatura que haga en vuestra cocina.
Pasado este tiempo con la encimera ligeramente enharina, desgasificamos la masa con un suave amasado. Pasamos la masa a una bandeja de horno a la previamente le habremos puesto un papel de horno y con las manos aplastamos la masa suavemente hasta formar un óvalo de unos 3 cm de grosor.
Tened cuidado de dejar un espacio a los lados para que pueda crecer sin que se os pegue a los bordes. Con un cuchillo hacemos los cortes transversales, de forma que nos queden unos rombos.
Ponemos la crema pastelera en un manga con una boquilla ancha y aplicamos la crema en los cortes haciendo cordones. Decoramos con un poco de azúcar humedecido con anís.
Dejamos reposar hasta que doble su volumen cubierta con un paño. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
Horneamos durante unos 20/30 minutos, la superficie nos quedará doradita.
Sacamos del horno e inmediatamente pincelamos con el almíbar.




Fuente: Con Aroma de Vainilla.

lunes, 15 de junio de 2020

Gorditos de nata





Estoy de nuevo por aquí y mirad que cosa más rica os traigo. No me digáis que las fotos no son tentadoras, quién se resiste a estos deliciosos bollos?
Se os hará la boca agua con estos bollos suaves, deliciosos y esponjosos.
La receta es muy sencilla, ya que comenzaremos la elaboración por la noche y la terminaremos al día siguiente.
Así que al lío!!!

Ingredientes


600 gr de harina de fuerza
100 gr de azúcar
125 gr de mantequilla en pomada
1 cucharada de miel
300 gr de nata líquida
3 gr de levadura seca de panadero
Azúcar glas para espolvorear

Elaboración


En el bol de la amasadora colocamos la harina previamente tamizada, la levadura, el azúcar y la miel.
Calentamos un poco la nata y la agregamos al bol también.
Ponemos nuestra amasadora en marcha para que los ingredientes se vayan integrando, batimos el huevo ligeramente y lo añadimos. Continuamos amasando a velocidad media unos 5 minutos.
Por último añadimos la mantequilla en pomada y subimos la velocidad del robot amasador y amasamos hasta conseguir una masa suave y lisa.
Tapamos el bol con un film transparente y dejamos reposar la masa una media hora. Pasado este tiempo destapamos el bol y volvemos a amasar unos 5 minutos. Volvemos a tapar el bol con film transparente y llevamos al frigorífico hasta el día siguiente.
Al día siguiente retiramos el bol del frigorífico y dejaremos que se atempere sobre media hora, tapado. Como podréis comprobar nada más sacar la masa de la nevera ésta estará muy dura, es debido a la cantidad de mantequilla de la masa, al estar en la nevera ésta se vuelve a solidificar, al dejarla atemperarse la mantequilla volverá al punto pomada y nos será más fácil de trabajar la masa.
Para trabajar la masa, untamos la mesa de trabajo con mantequilla y procedemos a estirar la masa con un rodillo dejándola fina y formaremos un rectángulo.
Cortamos la masa en triángulos alargados con un cuchillo afilado y los enrollamos dándole forma de croisant. Los iremos colocando sobre una bandeja de horno a la que previamente le habremos colocado un papel de horno.
Los dejamos reposar hasta que doblen su volumen y los llevamos al horno, que deberá estar a 180ºC con calor arriba y abajo. Los horneamos durante unos 20 minutos. Aunque esto dependerá del tamaño de vuestros "gorditos", en todo caso los hornearemos hasta que tengan un ligero tono dorado.
Retiramos del horno y los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse. Luego los espolvoreamos con azúcar glas.
Si queréis se pueden pintar con un poco de mantequilla derretida antes de meter al horno.
Y mirad que pinta y que miga..........



No me digáis que no son unas bellezas!!!!
Ahhh!!! y recordad que si queréis recibir las recetas en primicia tan sólo tenéis que ser seguidores de esta humilde página y si os animáis a hacer la receta, cualquier duda comentando aquí en esta publicación os la resuelvo en un santiamén!!!
La receta es una adaptación de Dulces Frivolidades

viernes, 12 de junio de 2020

Rosquillas de hojaldre

Muy buenos y lluviosos días!!!
Hoy os voy a contar como hacer un postre en un periquete, sin arremangarse mucho y ya os digo que conquistareis los paladares más exquisitos.
Os voy a dejar una foto para que comprendáis de lo que estoy hablando..... ya que no hay mejor prueba!!!


No me digáis que no se os hace la boca agua!!!
Cuando las vi por primera vez, lo mío con estas rosquillas fue amor a primera vista, pero una vez que hice la receta pasó a ser amor eterno. Ya aviso que habrá muchos enamorados de ésta receta, y cuando veáis lo fácil que son de hacer, aún más.
Así que allá vamos!!!

Ingredientes

2 planchas de masa de hojaldre
1 cucharada de mantequilla
80 gr de agua
80 gr de azúcar
80 gr de miel
azúcar granulado y canela para el rebozado

Elaboración


Comenzaremos precalentando el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
Ahora vamos a preparar el hojaldre, para ello derretimos la mantequilla en el microondas y dejamos atemperar un poco.
Colocamos una lámina de hojaldre sobre la encimera ligeramente enharinada, la pincelamos con la mantequilla derretida y le colocamos encima la otra lámina de hojaldre. 
A continuación pasamos un rodillo sobre la masa para sellarla, no presionar ni forzar. 
Procedemos a cortar la masa, yo lo hice con un vaso y una boquilla, para darle el aspecto de rosquilla. Las pasamos a una bandeja de horno a la que previamente le habremos puesto un papel de horno. Las llevamos al horno por unos 20-25 minutos, si queremos lograr un aspecto dorado y brillante las pintamos con leche. Yo las hice sin pintar y las dejé hasta que estaban doradas.
Las retiramos del horno y las pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse por completo.
Mientras tanto vamos con el almíbar en el que las bañaremos. En un cazo añadimos el agua, azúcar y la miel, calentamos hasta que comience a hervir, bajamos el fuego y dejamos unos 5 minutos a fuego suave hasta que se disuelva el azúcar.
En un bol mezclamos el azúcar y la canela. Las mías sólo están rebozadas en azúcar, ya que la canela no nos gusta.
Con las rosquillas frías y el almíbar templado comenzaremos primero por bañarlas en el almíbar y las dejamos escurrir sobre una rejilla unos cinco minutos. Después rebozamos en la mezcla de azúcar y canela.
Una vez están completamente frías se conservan perfectamente en una caja.







miércoles, 10 de junio de 2020

Magdalenas de nata y limón





Vuelvo con unas magdalenas, ya hacia una temporada que no hacía unas magdalenas. Para esta ocasión he escogido una receta sencilla, ya que tenía unos limones que se me iban a estropear y así los aprovechaba. 
Las cantidades que os voy a dar para la receta dan para unas 12 magdalenas. Mi truco para que hagan ese copete, es dejar reposar la masa a temperatura ambiente una media hora antes de hornearla.

Ingredientes


175 gr de harina de trigo
125 gr de azúcar
125 gr de aceite de girasol
50 gr de nata para montar
1 cucharadita de levadura tipo Royal
3 huevos M
La ralladura de un limón
Unas chispas de chocolate para decorar
Azúcar para espolvorear

Elaboración


Lo primero batimos los huevos y el azúcar hasta que blanqueen y les añadimos la ralladura de limón y continuamos batiendo.
A continuación incorporamos la nata, el aceite de girasol y continuamos batiendo.
Por último incorporamos la harina junto con la levadura y batimos lo justo hasta que se incorpore.
Ahora dejamos reposar nuestra masa media hora a temperatura ambiente.
Precalentamos el horno 210º,con calor arriba y abajo. Rellenamos las cápsulas de las magdalenas, nunca superar las 3/4 partes y las decoramos. Yo les puse unas pepitas de chocolate y un poco de azúcar en la superficie.
Llevamos al horno y horneamos durante unos 12 minutos o hasta que al pincharlas con un palillo éste salga limpio.
Retiramos del horno y sacamos de la bandeja de cupcakes y pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse por completo.... y listas para comer!!!!
Llevamos al horno 

martes, 9 de junio de 2020

Pan de molde II





Hola de nuevo!!!!
Y vuelvo con un delicioso pan de molde hecho en un molde de plum cake, ya había hecho pan de molde en otras ocasiones, pero en ésta receta he incorporado un prefermento, que nos va a aportar una miga más suave y jugosa, además de mejorar su conservación.
Cabe destacar que en esta ocasión además he utilizado harina de trigo gallega molida en molino de piedra y el sabor del pan es increíble.
De todas formas ya os digo que es una receta muy fácil de hacer y una vez que probéis este tipo de pan ya no volveréis a querer mas pan industrial. Ya os adelanto que las tostadas son espectaculares.
Así que no me enrollo más y vamos con la receta.

Ingredientes


  • Para el prefermento
55 gr de harina de trigo de fuerza
37 gr de agua
0,5 gr de levadura seca de panadería, o lo que es lo mismo 1/2 cucharadita de moka
  • Para la masa
El prefermento completo
500 gr de harina de trigo de fuerza
42 gr de azúcar
10 gr de sal
2,5 gr de levadura seca de panadero
196 gr de agua
98 gr de leche 
37,5 gr de mantequilla

Elaboración


Lo primero que vamos a hacer es el prefermento, para ello mezclamos todos ingredientes, tapamos y dejamos reposar fuera de la nevera. Yo lo he dejado de un día para otro.
Al día siguiente hacemos la masa, para ello mezclamos el agua con la levadura, el prefermento y el resto de los ingredientes menos la mantequilla. Yo lo hago en una robot amasador, amasamos durante unos 3 minutos a velocidad media.
Incorporamos la mantequilla y continuamos amasando hasta conseguir una masa suave y elástica. Formamos una bola, pasamos a un bol previamente engrasado y tapamos con filma transparente. Dejamos levar hasta que doble su volumen.
Una vez levado, desgasificamos suavemente y formamos un cilindro con ella y la llevamos al molde. Previamente lo habremos forrado con papel de horno para luego facilitar el desmoldado del pan.
Tapamos de nuevo con una paño y dejamos levar hasta que vuelva a duplicar su volumen.
Con el horno precalentado a 180º, horneamos durante 40 minutos.
Desmoldamos nada más salir del horno para evitar que nuestro pan se humedezca y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


La receta es de Sos nada en la nevera a la que sigo en Instagran y me encantan sus recetas, creo que ésta no será la única receta que haga de ella.


jueves, 4 de junio de 2020

Cronuts de Chocolate





Hoy vengo con una auténtica delicia unos cronuts, y por encima los he chocolateado del todo, pero antes os contaré los que son los cronuts.
El cronut es una pasta híbrida entre cruasán y donut. Fue inventado por el reconocido chef pastelero francés Dominique Ansel y puesto a la venta en mayo del 2013 en su pastelería en el barrio del Soho en Nueva York.​ El modo de preparación consiste en hacer una masa de cruasán para freírla creando las típicas láminas del cruasán. A continuación, se rellena con múltiples sabores e incluso se glasea.
He de decir que me enamorado de ellos, espero que los hagáis y me contéis  el resultado.
Al lío vamos!!!


Ingredientes para los cronuts


60 ml de leche 
135 gr de harina de trigo
135 gr de harina de fuerza
65 ml de agua 
3 gr de levadura seca de panadero
150 gr de mantequilla fría
30 gr de azúcar glas
Una pizca de sal

Elaboración


Comenzaremos poniendo el agua templada junto con la leche en un bol pequeño y le añadimos la levadura y removemos hasta que se disuelva por completo.
En el bol de la amasadora tamizamos las dos harinas, ponemos en marcha nuestro robot amasador y comenzamos a incorporar la mantequilla cortada en dados. Se nos va a formar una masa harinosa.
A continuación añadimos al bol de la amasadora, el bol que tememos reservado con la leche, el agua y la levadura. Continuamos amasando a una velocidad media y por último añadimos la sal y el azúcar glas. Amasamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados, nos quedará una masa suave y tersa.
Pasamos la masa a un bol y lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar durante unas 2 horas en un lugar cálido.
Pasado este tiempo estiramos la masa con la ayuda de un rodillo hasta que la masa nos quede rectangular y con un grosor de un centímetro aproximadamente. Una vez lo tengamos doblamos los extremos hacia el centro, volvemos a estirar y doblamos a la mitad. Repetimos la operación anterior dos veces.
Cubrimos la masa con film transparente y la dejamos reposar en el frigorífico al menos 12 horas. Pasado este tiempo volvemos a estirar la masa, dejándola con un grosor de medio centímetro. Con un cortador de donuts hacemos nuestros CRONUTS  y los colocamos en una bandeja sobre papel de horno, los tapamos con un paño y los dejamos reposar hasta que doblen su volumen.
Una vez hayan levado, ponemos al fuego una sartén con abundante aceite y freímos los cronuts. Es muy importante que la temperatura sea alta, es decir que fría a borbotones, ya que si el aceite no está caliente la masa empieza a absorber grasa y luego no hay quién se los coma. Simplemente freímos y doramos. Los vamos colocando sobre papel absorbente para que escurrir el exceso de aceite.
Dejamos que enfríen, mientras tanto elaboramos el relleno.

Ingredientes para el ganache de chocolate que usaremos de relleno.


200 gr de chocolate para fundir de postre
67 gr de nata 

En un bol que aguante el calor troceamos el chocolate.
Calentamos la nata hasta que levante el hervor y la añadimos al bol del chocolate troceado, dejamos un minuto y con una barilla de mano comenzamos a batir. Al principio parecerá que se nos ha cortado, pero seguimos batiendo y veremos que se integra perfectamente y el chocolate se volverá suave y brillante.
Dejamos enfriar para que coja consistencia.
Yo suelo hacerla con anterioridad, la dejo atemperar y luego la guardo en la nevera. Para utilizarla simplemente la saco de la nevera una hora antes de utilizarla para que se atempere y luego le doy un ligero batido con la batidora de barillas.
Paso la ganache a una manga pastelera con  una boquilla para rellenar y empiezo a rellenar los cronuts. Simplemente pincho en unos 4 sitios de cada cronuts y relleno una pequeña cantidad del ganache.

Cobertura de chocolate


200 gr de chocolate para fundir de postres
almendra crocante para decorar

Muy simple, derretimos el chocolate al baño maría y bañamos la superficie de cada cronut. Yo derrito el chocolate en un bol pequeño y sumerjo la superficie del cronut, lo paso a una rejilla y lo decoro con la almendra.
Y listo!!!




La receta es de Chocolate negro.






miércoles, 3 de junio de 2020

Mermelada de Calabaza





Muy buenas !!!!
De nuevo por aquí y con una receta de esas de  fondo de armario como digo yo, en este caso hoy os traigo una mermelada de calabaza, la cuál podemos elaborar y conservar para luego utilizar en el momento que queramos.
Ésta mermelada es ideal para acompañar tostadas, panna cotta italiana, un queso fresco con miel y nueces o incluso adornando la deliciosa tarta de queso al horno. Son sólo algunos de los ejemplos que se me ocurren, pero seguro que vosotros le daréis muchos otros usos también.
Así que no me enrollo más y vamos a ello.

Ingredientes


1,5 kg de calabaza pelada sin pepitas
500 gr de azúcar
1/2 limón exprimido
1 rama de canela o de vainilla, opcional

Elaboración


Pelamos y le quitamos las pepitas a la calabaza, la cortamos en cuadraditos y la llevamos a la olla.
Le exprimimos el zumo del medio limón junto con el azúcar y si queremos le añadimos bien la canela o la vainilla.
Mezclamos bien  y dejamos reposar en la olla con la tapa puesta una hora.
Pasado este tiempo llevamos la olla al fuego y cocinamos a fuego medio-alto hasta que comience a hervir, luego bajamos a fuego suave y la cocinaremos durante unos 40 minutos removiendo de vez en cuando.
Una vez que vemos que la calabaza está tierna, yo suele darle un ligero triturado con la batidora y la vuelvo a llevar al fuego durante unos minutos hasta que adquiere la consistencia deseada. Tened en cuenta que una vez fría la mermelada coge aún más consistencia.
Hiervo los botes para esterilizarlos y los relleno con la mermelada, los cierro y los llevo a una olla para terminar de esterilizar al baño maría.