lunes, 21 de junio de 2021

Coca de San Juan con Cerezas y Naranja Confitada






Muy buenas de nuevo!!!
Ya estamos a las puertas del San Juan y es tiempo de Cocas y yo no podía dejar pasar esta ocasión para marcarme una buena coca súper esponjosa y adornada con fruta confitada, he de decir que la naranja la confité yo misma con la receta de las mandarinas confitadas, Animaros que son súper fáciles de hacer y el resultado valdrá la pena.
Así que poneros manos a la obra con esta deliciosa Coca de San Juan que hará las delicias de vuestros invitados a la hoguera, que ya que serán pocos por la pandemia, al menos lucirse!!!
Allá vamos con la receta!




Ingredientes


  • Para el prefermento
150 g de leche entera templada
10 g de harina de fuerza
10 g de azúcar
3 g de levadura seca de panadero
  • Para la masa
520 g de harina de fuerza
1 pizca de sal
70 gr de azúcar
1 sobre de azúcar avainillado
3 huevos M
Ralladura de una naranja
El prefermento 
80 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Para la decoración
1 huevo batido para pintar
cerezas confitadas
naranja confitada
azúcar perlado



Elaboración


Lo primero que vamos a hacer es el prefermento, para ello mezclamos todos la leche, el azúcar, la harina y la levadura, dejaremos reposar tapado sobre media hora, pasado éste tiempo veremos que la mezcla ha comenzado a burbujear, señal de que está listo para usar.
A continuación en el bol del robot amasador colocamos la pizca de sal en el fondo y sobre ella la harina, los azúcares y la ralladura de naranja. batimos ligeramente los huevos y ponemos en marcha nuestro robot amasador a velocidad media y comenzamos a añadir los huevos para asta que se integren por completo, una vez estén integrados añadimos el prefermento a la mezcla y continuamos amasando para que se incorpore por completo.
Por último añadiremos la mantequilla en pomada, para ello subiremos la velocidad del robot a media alta y comenzaremos a añadirla de poco a poco, veremos que la mezcla se va transformando en una masa suave y elástica, nada pegajosa al tacto. Sabremos que la masa está lista por que tenderá a despegarse de las paredes del bol y quedarse engancha al gancho amasador.
Llegados a éste punto pasaremos la masa a una superficie de trabajo ligeramente enharinada y la bolearemos para luego pasarla a un recipiente engrasado taparla y dejarla para duplique su volumen.
Una vez haya duplicado su volumen le daremos un ligero amasado para desgasificarla, la dejaremos descansar unos 5 minutos y luego la estiraremos con la ayuda de las manos, dándole forma ovala y de 1 y medio de grosor aproximadamente. Pasamos la masa a una placa de horno a la que previamente le habremos colocado un papel de horno, la tapamos y la dejamos reposar de nuevo hasta que vuelva a duplicar su tamaño.
Cuando la masa haya levado, calentaremos el horno a 190ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador. Mientras el horno se precalienta batimos el huevo y pintamos nuestra coca y la decoramos con la naranja confitada y las cerezas, por último espolvoreamos con azúcar perlado. 
Llevamos al horno unos 20 minutos, una vez horneada la pasamos a una rejilla para que se enfríe por completo y lista para degustar!!!
Ya os digo yo que se aguanta tierna durante 2 días !!! Más no sé, nos la comimos antes !!!




sábado, 12 de junio de 2021

Cheesecake de Chocolate Blanco y Caramelo Salado







Pues por aquí vuelvo con otra receta de las que sé de muy buena tinta que os encantan. A quién no le gusta una buena cheesecake y si es chocolate blanco no creo que le disguste a nadie, si la rematamos con una ligera capa de caramelo salado.... vamos para morirse se queda!!!
Me ha gustado mucho la combinación y el toque de los Lacasitos Gold ya es lo más. Que contse que no es nada fácil encontrarlos, pero en cuanto los vi no me pude resistir.
La verdad es que me lo bueno de hacer cheesecake al horno es que me permite repartir mi trabajo en dos fases, ya que un día horneo la tarta y la dejo toda la noche en el frigorífico toda la noche para que se enfríe  y repose. Al día siguiente tan sólo me queda decorarla y fotografiarla. Lo que me permite que mi trabajo sea un poco más sencillo.
Para ésta receta en concreto he horneado la tarta y he echo el caramelo salado, al día siguiente la he decorado y fotografiado.
Así que organizándose todo es posible.
Vamos al lío con la receta!!!






Ingredientes


  • Para la base
150 g de galletas tipo digestive
75 g de mantequilla derretida
  • Para la cheesecake de chocolate blanco
500 g de queso crema a temperatura ambiente
200 g de chocolate blanco para postres
200 g de nata 
3 huevos M
1 cucharada de Maicena
1/2 cucharada de vainilla
  • Para el caramelo salado
250 gr de azúcar
75 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 ml de nata para montar
1 pizca de sal
  • Para decorar
Un buen puñado de Lacasitos Gold



Elaboración


Vamos a comenzar por elaborar la cheesecake de chocolate, para ello encendemos el horno a 170ºC, con calor arriba y abajo para que se vaya precalentando.
Lo primero que vamos a hacer es forrar con papel de horno un molde desmontable de 20 cm. Reservamos.
Ponemos las galletas en un procesador de alimentos las pulverizamos y le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos hasta conseguir una mezcla arenosa. La llevamos al molde y cubrimos el fondo, presionamos con ayuda de un vaso, debemos cubrir bien el fondo, lo llevamos al frigorífico mientras preparamos la mezcla para la cheesecake.
Para preparar la mezcla de la cheesecake comenzaremos derritiendo el chocolate a baño maría o en el microondas, nos debe quedar una mezcla ligera y sin grumos. Reservamos, ya que el chocolate se debe atemperar antes de incorporarlo al resto de los ingredientes.
Llegados a éste punto vamos con la mezcla, para ello yo utilizo una batidora de jarra en la cual ponemos todos los ingredientes de la cheesecake menos el chocolate blanco y mezclamos asta obtener una mezcla sin grumos. A continuación le añadimos el chocolate blanco que ya estará atemperado, mezclamos bien y volcamos sobre la base de galleta que ya teníamos preparada.
Llevamos nuestra tarta al horno por una hora y media. Sabremos que nuestra tarta está lista por que tendrá los bordes firmes, aunque el centro si la movemos veremos que parece un flan. Apagamos el horno y con la puerta entre abierta la dejamos media hora en el horno. Pasado éste tiempo la retiramos del horno y la pasamos en el molde a una rejilla enfriadora para que se enfríe antes de llevarla para que repose y esté lista para decorarla. Yo la suelo dejar toda la noche.
Mientras nuestra cheesecake se hornea aprovecho para hacer el caramelo salado, os dejo la receta completa, aunque os sobrará caramelo. También podéis hacer la mitad de la receta.
Ponemos la nata en un cazo y dejamos que hierva un par de minutos, retiramos del fuego y reservamos para más tarde.
Ponemos el azúcar en un cazo a fuego suave y lo convertimos en caramelo. Debemos tener paciencia, ya que es un proceso lento, debemos remover todo el rato.
Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y removemos constantemente. Debemos tener cuidado porque el caramelo está caliente y nos podemos quemar.
Incorporamos la nata poco a poco y sin dejar de remover.
Por último añadimos la sal, la cantidad va un poco en el gusto de cada uno.
Debemos tener en cuenta que el caramelo cuando está recién hecho es muy líquido, pero según se enfría va cogiendo consistencia.
Yo lo guardé en un bote en la nevera hasta el momento de usarlo.
Al día siguiente desmoldamos nuestra tarta, le ponemos una fina capa de caramelo salado y le añadimos los Lacasitos Gold a modo decoración.
Lista para servir y degustar!!!!
Y ahora os dejo una foto del corte de cerca para que podáis ver ésta maravilla.





sábado, 5 de junio de 2021

Cheesecake de Limón






Muy buenas!!!
Vuelvo de nuevo y con las pilas cargadas y llena de ideas y nuevas recetas en mente para un verano lleno de tartas espectaculares y postres de lo más golosos.
Llevo ya un tiempo con ganas de hacer cheesecakes, la verdad es que son unas tartas a las que se le pueden hacer muchas modificaciones y con unos resultados espectaculares, 
Para esta ocasión me he decantado por una cheesecake al horno de limón, cómo bien sabéis mis padres tienen un limonero que produce unos limones espectaculares durante todo el año y a mí me encanta sacarle partido. 
Me chifla el limón, tanto por su sabor como por su aroma, al tener un buen limonero siempre es costumbre tener limones en abundancia en casa, bien para elaborar platos o simplemente como decoración, ya que al ser ecológicos desprenden un aroma que me encanta.
Como podéis observar he coronado la cheesecake con un delicioso merengue tostado y almendras fileteadas y esas mini cookies le da un toque de lo más original. Cabe destacar que es una receta muy sencilla y con un toque a limón que os va a enamorar.
Dicho todo esto vamos al lío con la receta!!!




Ingredientes para un molde de 20 cm

  • Para la base
200 gr de galletas tipo Maria
100 gr de mantequilla derretida
  • Para el relleno
500 gr de queso Quark
100gr de azúcar
3 huevos M
1 cucharada de Maicena
1 limón grande ( su ralladura y 2 cucharadas de su zumo)
  • Para decorar
3 claras de huevo
60 gr de azúcar glas
Un puñadito de almendras fileteadas
Un puñadito de mini cookies


Elaboración


Lo primero que vamos a hacer en precalentar el horno a 150ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador.
En un procesador de alimentos trituramos las galletas y le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos hasta conseguir una pasta arenosa. Llevamos la mezcla a un molde de 20 cm de borde alto desmontable que previamente habremos engrasado. Cubrimos el fondo y los laterales ayudándonos de un vaso, presionaremos con él para que nos queden las migas fijadas a los laterales y al fondo. Reservamos.
En un bol amplio y con ayuda de una varilla manual batimos el queso ligeramente junto con el azúcar y la maicena, le añadimos de uno en uno los huevos, mezclaremos hasta que se integren por completo. A continuación incorporamos la ralladura del limón y las dos cucharadas de su zumo, batimos hasta obtener una crema homogénea. 
Vertemos sobre la base de galleta y llevamos al horno durante 50 minutos. Una vez haya pasado este tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta en su interior con la puerta entreabierta hasta que haya enfriado. Después la llevamos a la nevera, para que coja consistencia. 
Yo la suelo hacer de un día para otro, así el día que la vaya a consumir tan sólo me queda decorarla antes de servirla.
Al día siguiente en el bol de la batidora colocamos las 3 claras de huevo y comenzamos a batir, cuando ya lleve un ratito añadimos el azúcar y continuamos batiendo a velocidad media-alta hasta que el merengue forme picos duros, momento en el que estará listo para decorar la tarta. 
Desmoldamos la tarta y le colocamos el merengue arriba, yo con la ayuda de una cucharilla le hago unos remolinos y picos, espolvoreamos la almendra laminada por encima y con ayuda de un soplete de cocina tostamos el merengue, tan sólo nos queda añadirle unas mini cookies para terminar la decoración y lista para comer!!!

 



 

jueves, 3 de junio de 2021

Helado Rápido de Fresas


 Lo prometido es deuda, y para aquellos que no disponen de mucho tiempo para hacer helados hoy les traigo una opción de lo más sencilla y resultona. Y lo más importante con ingredientes sencillos, de los que solemos tener por casa.
Lo dicho no me voy a enrollar más y al lío que voy con la receta!!!




Ingredientes


250 gr de yogur griego 
4 fresas 
1 cucharadita de miel
200 gr de chocolate negro para fundir + 1 cucharadita de aceite de coco

Elaboración


Lo primero que vamos a hacer es picar las fresas en trocitos muy pequeños. A continuación mezclamos el yogur junto con la miel y le añadimos las fresas picadas, mezclamos hasta conseguir una crema homogénea.
Colocamos la mezcla en moldes para donut de silicona, dependiendo del tamaño del molde os saldrán más o menos helados. Llevamos al congelador unas 5 ó 6 horas.
Derretimos el chocolate y le añadimos el aceite de coco para que se vuelva más líquido el chocolate, si no tenéis aceite de coco podéis añadirle mantequilla. Debemos mezclarlo bien y bañamos nuestros helados en el chocolate, una vez bañados los dejamos reposar sobre un papel de horno y los llevamos al congelador de nuevo hasta el momento de servirlo, para que el baño de chocolate solidifique.
Y listos para comérselos!!!!


viernes, 28 de mayo de 2021

Bizcocho de Café




Pero mirad con que belleza regreso hoy de nuevo, un bizcocho de café con un glaseado de café. Algo muy sencillo pero muy vistoso como podéis ver. Ya os adelanto que es muy sencillo de hacer y con ingredientes básicos. Yo lo hice con descafeinado de sobre, pero también se puede hacer con café expreso, así que por falta de opciones no va a ser, y como siempre os digo cualquier duda que tengáis os la resuelvo en comentarios encantada.
Así que no me enrollo más y voy con la receta.




Ingredientes

  • Para el bizcocho
3 huevos M
200 gr de azúcar
1 sobre de azúcar avainillado
130 ml de aceite de girasol
200 ml de agua + 1 sobre de Nescafé 2gr ó bien 200 ml de café expreso recién hecho
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 sobre de levadura tipo Royal
260 gr de harina 
  • Para el glaseado de café
80 gr de azúcar glas
Una pizca de Nescafé + 1 cucharadita de agua ó bien 1 cucharadita de café expreso recién hecho
Granos de café para decorar

Elaboración

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
Batimos el azúcar junto con los huevos hasta que espumen. Añadimos el aceite y continuamos batiendo hasta que se integre. Adicionamos la mezcla de café junto con el extracto de vainilla e integramos. Por último añadimos la mezcla de harina y levadura, mezclamos hasta integrar por completo.
Llevamos la mezcla a un molde que previamente habremos engrasado. 
Horneamos durante unos 40 minutos o hasta que al pinchar en bizcocho con una brocheta ésta salga limpia.
Retiramos del horno y dejamos dentro del molde sobre una rejilla unos minutos, luego desmoldamos y dejamos que se enfríe por completo.
Ahora que ya tenemos nuestro bizcocho frío vamos con el glaseado, para ello mezclamos los ingredientes  con unas varillas hasta que no haya grumos. Vertemos el glaseado sobre nuestro bizcocho, dejamos que se escurra un poco y decoramos con los granos de café y listo para degustar.




martes, 25 de mayo de 2021

Pan de Molde estilo Amish

 


Pues la verdad es que ésta receta me ha robado el corazón, he de decir que la he rehecho dos veces para dejarla a mi gusto u el resultado es un pan de molde de lo más esponjoso y sobre todo el aceite de coco le aporta un toque de lo más especial. 
También cabe destacar que siempre que hago pan, una vez que está frío lo envuelvo en film transparente para conservarlo y he de decir que éste pan aguanta una semana perfectamente, incluso más.
Como veréis sale un pan bastante grande, se puede hacer en un molde de plum cake de 31 cm, pero también se pude hacer en 2 moldes más pequeños eso ya lo dejo a vuestro gusto.
Y dicho todo esto al lío que vamos con la receta!!!

Ingredientes


  • Para el prefermento
140 gr de harina de fuerza
250 gr de agua templada
250 gr de leche entera templada
150 gr de azúcar
1 y 1/2 cucharada de levadura seca de panadero
  • Masa final
690 gr de harina de fuerza
1 y 1/2 cucharada de sal
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
60 gr de aceite de coco



Elaboración


Lo primero que vamos a hacer es el prefermento, para ello mezclaremos los ingredientes para ello y los dejaremos reposar una media hora hasta que la mezcla se vuelva espumosa.
A continuación derretiremos el aceite de coco y lo dejaremos atemperar para usar más tarde.
En el bol del robot amasador colocamos la sal en el fondo y la harina encima. Incorporamos el prefermento y ponemos en marcha el robot amasador a velocidad media, amasaremos hasta que le mezcla se integre, añadimos el aceite de coco y continuamos mezclando. Por último añadimos la mantequilla en pomada y amasamos hasta que la masa se vuelva suave y elástica, sabremos que nuestra está lista cuando se despega de las paredes del bol y tiende a pegarse al gancho amasador.
Boleamos la masa y la pasamos a un bol amplio que previamente habremos engrasado, tapamos y dejamos que doble su volumen en un lugar cálido y alejado de corrientes.
Una vez que la masa haya doblado su volumen, la pasamos a una superficie de trabajo y le damos un suave amasado para desgasificar. Llegados a éste punto o bien formamos un pan o bien dos, dependerá de cada uno. Para ello estiramos la masa en forma de rectángulo y la enrollamos sobre sí y la llevamos aun molde de plum cake que previamente habremos forrado con papel de horno.
Tapamos de nuevo y dejamos leudar hasta que vuelva a doblar su volumen.
Precalentamos el horno a 180ªC, con calor arriba y abajo y llevamos el pan al horno durante 40 minutos.
Una vez que el pan está horneado lo retiramos del horno, desmoldamos y pasamos a una rejilla para que se enfríe por completo.
Yo no lo pinto con nada antes de meterlo al horno, ya que a éste pan se le queda una corteza muy blandita y el aceite de coco de aporta un toque muy aromático.
Pero si queréis una vez que lo retiráis del horno lo podéis pincelar con un poco de mantequilla derretida, le da un toque de lo más especial.




Y mirad que miga más bonita y esponjosa. 
Recordaros que también me podéis seguir en Instagram como @canelaendulce . Aquí podréis seguir el día a día de mis aventuras reposteriles.




sábado, 22 de mayo de 2021

Helado de Chocolate con Conguitos de Chocolate Blanco



Muy buenas de nuevo!!!
Estoy un poco desconectada debido que entre trabajo, casa y demás no doy para todo, pero poquito a poco prometo volver a la normalidad, así que dadme un poquito de margen.
La semana pasada, los que me seguís en Instagram pudisteis ver éstos maravillosos helados que me he marcado con la colaboración de Conguitos, son un espectáculo, eso dicen mis catador@s, que son fuentes muy fiables!!!
Y es que ya está llegando el verano, viene un día de solecito y nos apetecen unos helados, y yo me he venido arriba con éstos helados.
Así que no me enrollo más y allá que vamos con la receta de hoy.





Ingredientes



250 gr de leche entera
240 gr de nata líquida para montar
250 gr de leche evaporada
140 gr de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 pellizco de sal
3 cucharaditas de maicena
140 gr de chocolate fondant negro
1 cucharada de cacao en polvo
Conguitos de Chocolate Blanco para decorar y para para añadir a los helados al gusto
250 gr de chocolate negro para postres para fundir + 1 cucharada de aceite de coco
40 gr de chocolate blanco para postres para fundir

Elaboración


Lo primero que vamos a hacer es fundir el chocolate al baño maría. Le añadimos el cacao en polvo, removemos y reservamos.
Reservamos 100 ml de leche para diluir la maicena hasta que nos quede sin ningún grumo.
En un cazo ponemos el resto de la leche, la leche evaporada, la nata, el azúcar, la sal y le agregamos la mezcla de la leche y la maicena y llevamos el cazo a fuego.
Calentaremos la mezcla a fuego suave, sin dejar de remover hasta que hierva durante un par de minutos y le añadimos la mezcla del chocolate y mezclamos hasta conseguir una mezcla homogénea. si vemos que a la mezcla le queda algún grumo  le pasamos la batidora de mano.
Retiramos del fuego e incorporamos el extracto de vainilla.
Pasamos la mezcla a un bol limpio y la tapamos con un papel film tocando la superficie de la mezcla y dejamos enfriar. Yo la dejo fuera de la nevera hasta enfriar, luego la refrigero durante toda la noche en la nevera antes de meterla en la heladera.
Al día siguiente sacamos la mezcla de la nevera y la llevamos a la heladera durante unos 12-15 minutos, que es lo que tarda en estar listo nuestro helado.
A continuación comenzamos a rellenar nuestros moldes de helado magnun con la mezcla de helado de chocolate y añadimos los Conguitos de Chocolate Blanco al gusto, yo añado unos pocos en el fondo de los moldes, relleno con la mezcla del helado y le coloco otros pocos Conguitos, y llevamos nuestros helados al congelador. A mi me salieron 12 helados, aunque esto dependerá del tamaño del tamaño de los molde del helado.
Os dejo una foto para que veáis como quedan antes de ir al congelador.






Yo los dejo mínimo unas 12 horas en el congelador. Los retiro de los moldes y con el chocolate negro ya derretido y algo atemperado los baño y los dejo sobre un papel de horno. lo más fácil para bañarlos es un baso estrecho en dónde nos cojan los helados, así nos resultará más fácil sumergirlos, los dejamos escurrir un poco y como el helado está congelado el chocolate se solidifica rápido.
Una vez los tengo toso bañados simplemente derrito el chocolate blanco y hago la decoración con ayuda de una cuchara y le coloco los Conguitos de Chocolate Blanco según voy decorando para que se adhieran.
Y para guardarlos en el congelador lo hago en bolsitas de celofán individuales.
Ahhh y mirad que interior.......