jueves, 30 de abril de 2020

Bollos Suizos





La que he liado!!!!!

Yo que quería hacer uno deliciosos bollos suizos para desayunar y ha resultado un auténtico desastre, los hice por la tarde y nos los merendamos!!!
La idea de los bollos surgió mientras amasaba un pan, me dije, ya puestos me voy a buscar una receta de unos bollos suizos y así entre pitos y flautas mato dos pájaros de un tiro. Termino la tarde con un pan japonés y nos bollos para el desayuno de mañana ... ¡ Ilusa de mí! ... al menos me quedó el pan.
Ya os digo que os animéis y los hagáis, son ESPECTACULARES, si y lo digo con mayúsculas y no es para menos. De la receta decir, que no he variado la cantidad de ingredientes, pero si el proceso de elaboración.

Ingredientes para unos 12 bollos suizos

  • Para el prefermento
100 gr de harina de fuerza
100 gr de leche templada
1 cucharadita de levadura seca de panadero unos 3 gr
  • Para la masa final
el prefermento
450 gr de harina de fuerza
90 gr de azúcar
150 gr de leche
2 huevos M
5 gr de sal
80 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Para la cobertura
1 huevo batido para pintar los bollos 
licor de anís o agua
azúcar


Elaboración

Comenzaremos con la elaboración del prefermento. Lo más cómodo es mezclar en un bol de tamaño mediano la harina, la leche y levadura. Tapamos con un film transparente y lo dejamos reposar hasta que veamos que empieza a burbujear. Aquí el tiempo depende de la temperatura ambiente de vuestra cocina, sobre una hora, hora y media. En la foto podéis ver las burbujitas que hace.


Una vez nuestro prefermento esté listo vamos con la masa final. Colocamos el resto de la harina en el bol de la amasadora, la sal, el azúcar y el prefermento. Ponemos nuestro robot amasador en marcha a una velocidad baja para que la mezcla se empiece a integrar y añadimos los líquidos poco a poco, tanto la leche como los huevos ligeramente batidos. 
Según se vayan integrando los ingredientes subimos a velocidad media y amasamos hasta que nuestra masa esté totalmente homogénea. Llegados a este punto subimos la velocidad de nuestro amasador a alta y comenzamos a añadir la mantequilla cortada en trozos, que debe estar a temperatura ambiente para facilitar la incorporación a la masa. Una vez hemos integrado la mantequilla dejamos amasando unos 20 minutos a velocidad alta, veremos que nuestra masa se va volviendo cada vez más suave y elástica y se va despegando suavemente de las paredes del bol y se va enganchando en los ganchos de amasar.
Cuando la masa esté lista simplemente retiramos los ganchos y tapamos con filma transparente y dejamos reposar hasta que doble su volumen. Los tiempos de levado, lo que os digo siempre, depende de la temperatura de vuestra cocina, la mía estuvo casi 3 horas, y este es el resultado.


Cuando haya levado, con la encimera ligeramente enharinada, le damos un ligero amasado para desgasificar. A continuación las cortamos en porciones de unos 80 gr y las boleamos ahuecando la masa en la mano y girando sobre le encimera mientras presionamos ligeramente. Las colocamos en una bandeja de horno sobre papel de horno y bastante separadas ya que crecen bastante, las volvemos a tapar con un paño y las dejamos con el último levado, hasta que vuelvan a doblar su volumen.
Cuando estén listos calentamos el horno a 250ºC con calor arriba y abajo, en el fondo del horno colocamos un cacharro con agua, para que genere vapor en el horno.
Pintamos los bollos con el huevo batido y les hacemos en corte en la parte de arriba y les ponemos abundante azúcar humedecida con anís en el corte.



Bajamos la temperatura del horno a 200ºC y metemos los bollos y los horneamos unos 13 minutos, pasado este tiempo los retiramos del horno  y los dejamos enfriar, y si os pasa como a mí os los zampáis en un santiamén!!!



No me digáis que la miga no es preciosa!!!
La receta está adaptada de Julia y sus recetas.
Ya me contaréis que tal os ha ido con la receta.




lunes, 27 de abril de 2020

Galletas craqueladas Red Velvet


Estoy de vuelta con una nueva receta, en este caso vengo con una galletas craqueladas y como soy así mucho de meterme en saraos he decidido empezar por unas Red Velvet. He de decir que he visto muchas recetas y muchas llevaban chocolate blanco, lo cual a mí no me convencían ya que la tarta Red Velvet no lleva chocolate blanco derretido, sino chocolate en polvo amargo además de buttermilk, que en esas recetas no he visto. 
En fin que al final he adaptado ingredientes, cantidades y procedimientos y este es el resultado.



Ingredientes

170 gr de harina de trigo
100 gr de azúcar
55 gr de mantequilla
10 gramos de cacao en polvo amargo Valor
1/2 cucharadita de levadura Royal
1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 huevo M
1 cucharadita de de leche entera
1/2 cucharadita de zumo de limón
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
1 pizca de sal
Colorante en pasta (Yo usé el extra Red Velvet de Sugarflair, con lo cuál con muy poca cantidad tiñe perfectamente).
Azúcar glas para decorar


Elaboración

Tamizamos la harina , el cacao en polvo, la levadura , el bicarbonato, la sal y reservamos.
En una jarrita ponemos la leche con el zumo de limón para crear nuestro buttermilk.
En el bol de la batidora ponemos el azúcar y la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente. Batimos hasta lograr una crema esponjosa. Añadimos el huevo y continuamos batiendo hasta que esté totalmente integrado, añadimos el butermilk, la vainilla y el colorante rojo hasta conseguir un tono uniforme ( esto dependerá de vuestro colorante ). Por último añadimos la mezcla de la harina y batimos hasta obtener una crema homogénea. 
Legados a este punto, yo la dejo en el propio bol de la batidora, simplemente lo cubrimos muy bien con un film transparente y lo dejamos reposar unas horas en la nevera.
Pasado este tiempo sacamos de la nevera nos untamos las manos con un poco de aceite  y formamos unas bolitas de unos 30 gr, las rebozamos en azúcar glas y las colocamos sobre papel de horno ligeramente separadas, ya que éstas crecerán ligeramente en el horno.



Precalentamos el horno a 175ºC y horneamos durante unos 13 minutos, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.









miércoles, 22 de abril de 2020

Panna Cotta de Chocolate

¡Pues si habéis oído bien, panna cotta de chocolate! No fue una receta buscada para hacer y publicar, esta es una receta que hago desde hace muchos años en mi casa y estos días con el tema del confinamiento me ha dado por hacer diferentes postres individuales en unos botecitos que tengo y así evitar comprar tanto procesado. he echo un poco de todo, desde yogures, flan de vainilla, flan de mascarpone a estas panna cotta.
Pero como subí una foto zampándome una panna cotta y todo el mundo me empezó a pedir la receta os la comparto encantada de la vida. Ya sé que he tardado un poquito, pero ha sido por una buena causa ya que llevo varios días cosiendo unos banderines caseros hechos de tela para engalanar un poquito la calle, pero el trabajo ya casi está listo y ahora me tomo este pequeño descanso para dejaros la receta.
Sobre la receta deciros que a lo largo de los años la he ido modificando a mi gusto, cabe decir que tampoco recuerdo la receta base de la cual partí.







Ingredientes

500 ml de nata para montar
350 ml de leche
120 gr de azúcar
100 gr de chocolate en polvo Valor
1 sobre de gelatina en polvo de 6 g
2 cucharaditas de vainilla

Elaboración

Ponemos la gelatina en polvo a hidratar en un poco de agua.
Mientras en un cazo, ponemos la nata para montar, la leche, el azúcar, el chocolate en polvo y lo ponemos a calentar a fuego medio. Para que nos quede correctamente es muy importante no dejar de remover constantemente.
Cuando la mezcla empiece a hervir, introducimos la gelatina, apartamos del fuego y removemos hasta obtener una crema de chocolate uniforme. dejamos un ratito para que se atempere un poco antes de introducir en los moldes.
¡Ojo! No es necesario que se enfríe del todo, pues se cuajará dentro del cazo, sólo que se entibie un poco.
Una vez introducimos en nuestros recipientes, dejamos enfriar antes de introducirlos en la nevera donde los dejaremos reposar unas 4 o 5 horas.
P.D. La fotito con plato manchado y todo se debe a que era mi postre de domingo no una foto destinada a este blog!!!!

viernes, 17 de abril de 2020

Pan dulce de naranja y aceite






Después de la gran aventura de la Rosca de Pascua que fue un éxito. Estoy encantada con vuestros comentarios y sobre todo de vez vuestras roscas, cosas así me animan a seguir haciendo recetas y a seguir adelante con este pequeño proyecto.

Como ya sabéis cada receta que comparto la hago con mino y os la dejo escrita como a mi me gustaría que me la hubiesen explicado. Muchas de las recetas que aquí veis llevan modificaciones o en los ingredientes o en el proceso de elaboración.
Esto mismo le pasó a la receta que hoy os comparto. Se trata de un pan dulce de naranja y aceite que os recordará por su aroma , su sabor y su suavidad al pan de huevo, sólo que esta es una versión súper sencilla y rápida. Cabe decir que es una receta que podemos hacer cualquier día, porque sus ingredientes son muy habituales en nuestra despensa, aunque yo le puse una mezcla de semillas se puede omitir sin problema o incluso cambiar por unas pepitas de chocolate, que también le quedarían de muerte!!!

Ingredientes

500 gr de harina de fuerza
4´5 gr de levadura seca de panadero
80 gr de azúcar
7 gr de sal
110 gr de agua
80 gr de zumo de naranja
la ralladura de la naranja
60 gr de aceite de oliva suave
1 huevo de tamaño L
20 gr de mantequilla a temperatura ambiente
40 gr de mezcla de semillas

Elaboración

Para esta receta yo utilizo la amasadora con los ganchos, pero se puede hacer perfectamente a mano.
En el bol de la amasadora colocamos todos los ingredientes secos (harina,levadura,azúcar y sal) y en una jarra, para que nos sea más fácil añadirlos luego al bol el agua,la ralladura, el zumo, el aceite y el huevo que debe estar ligeramente batido.
Ponemos en marcha a velocidad baja y vamos añadiendo poco a poco los líquidos, para que se vayan integrando. Una vez terminamos de añadir los líquidos subimos un poco la velocidad y comenzamos a echar de poco a poco la mantequilla, tarda un poco en incorporarse al resto de la masa es cuestión de dejar amasar unos 10 minutos o más depende de cada amasadora.
Se irá incorporando poco a poco y la masa casa vez se irá volviendo más suave y lisa. Por último añadimos las semillas o las chips de chocolate, lo que vosotros queráis y continuamos amasando. Sabremos que nuestra masa esta lista porque se despega del bol y se queda pegada a los ganchos de la amasadora y es una masa suave y lisa y para nada pegajosa,
Yo llegado a este punto lo que hago es retirar los ganchos de la amasadora y cubro el bol con film transparente, lo tapo además con un paño de cocina y lo dejo reposar hasta que doble su volumen, incluso un poquito más.
Una vez haya doblado el volumen enharinamos la encimera ligeramente y volcamos la masa, la espolvoreamos con un poquito de harina por encima y la amasamos suavemente para desgasificar. Después la dividimos en 10 partes iguales y las boleamos.
Sobre la encimera, sin harina, ahuecar la mano y colocar una porción de masa dentro y apretando ligeramente hazla rodar en un movimiento circular impulsando la masa con el borde de la mano. Se debe formar una bola compacta sin que se mueva del sitio hasta obtener una superficie lisa y con un recogido en la parte inferior.
Colocar las bolitas ligeramente separadas en un molde que previamente habremos engrasado. Como podéis ver he cogido un molde de corona  que tenía por casa, me quedaron algo juntitas, así que las mías crecieron hacia arriba


Tapamos con film transparente y dejamos levar otra vez hasta que doblen su volumen. Si veis que la masa va a tocar el film es mejor que lo engraséis un poco para evitar que se os peguen.



Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y sin ventilador. Una vez nuestro pan haya doblado su volumen, pintamos con una poca mantequilla derretida y metemos al horno por unos 40 minutos. Cabe decir que yo a los 30 minutos lo cubrí con un papel de aluminio, ya que me gustaba el ligero dorado que tenía.
Una vez lo saquemos del horno dejamos unos 10 minutos en el molde sobre una rejilla, pasado este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar por completo.




Mirad que miga más tierna......














martes, 14 de abril de 2020

Brownie de chocolate y nueces pecanas

Vamos con una de mis debilidades.... el brownie. Me encanta este postre es uno de mis favoritos sin lugar a dudas. Durante años había probado diferentes brownies y "ni fu ni fa", hasta que un día me invitaron a cenar Adega O Bebedeiro y de postre probé su BROWNIE , lo escribo con mayúsculas porque son las letras que le corresponden, es único, es el mejor que he probado en mi vida. He de decir que de las veces que he vuelto siempre lo he pedido y cuando todo esto termine voy a volver y lo volveré a pedir, es insuperable. Decir que lo sirven acompañado de helado y salsa de chocolate ... ahí lo dejo!!!
Si vais A Coruña de verdad, os recomiendo el sitio, tanto la carta, como el trato es exquisito y el brownie.... eso ya es pecado.
Así que estos días de encierro de me he acordado de su brownie y como ya sé que es imposible recrearlo, pero de sueños también se vive, me he liado la manta a la cabeza.
La receta es una adaptación de varias que vi, varié cantidades, añadí ingredientes, etc. Está muy bueno, pero el listón está muy alto.






Ingredientes

200 gr de chocolate para postres
150 gr de azúcar
4 huevos 
90 gr de harina
30 gr de cacao puro en polvo
120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de vainilla
100 gr de nueces pecanas + 9 mitades para decorar
100 gr de almendras
1/4 de cucharadita de levadura Royal


Elaboración

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
Fundimos el chocolate al baño maría. Cortamos el chocolate muy fino con un cuchillo o lo rallamos. También se puede partir en trozos más grandes, pero tardará más en fundirse. En un cazo, calentamos un poco de agua a fuego medio y después colocamos un bol encima. El agua debe estar bastante caliente, pero no hirviendo. Echamos el chocolate cortado en el bol y removemos un poco. Dejamos que el chocolate se funda poco a poco, y removemos de vez en cuando. Cuando esté fundido, apartamos el bol del baño maría.
En un bol, mezclamos el azúcar y los huevos. Después, añadimos la harina, el cacao en polvo, la mantequilla, la vainilla, el chocolate fundido y, por último, las nueces pecanas y las almendras cortadas en trozos grandes.
Vertemos la masa en un molde cuadrado o rectangular que previamente hemos engrasado con mantequilla y enharinado ( yo forré un molde con papel de horno de 25x18 cm ). Decoramos con las mitades de las nueces pecanas y horneamos durante 30 minutos. Sacamos del horno y dejamos sobre una rejilla unos 10 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
P.D. Al sacarlo del horno pierde volumen, tranquil@s es normal!!! Y cuando añado lo s frutos secos antes los espolvoreo con un poquito de harina para que así queden repartidos por toda masa y no caigan al fondo.






sábado, 11 de abril de 2020

Pan de molde




Seguimos en casa y nos negamos a ir a por el pan a diario, así que hemos decido hacer nuestro propio pan estos días. Aunque he de decir que con el gustillo que le estoy cogiendo, y lo fácil que me parece, hacer sobre todo el pan de molde dudo que lo vuelva a comprar pan de molde.
Nunca había experimentado tanto con las masas levadas tanto como estos días y puedo decir que me está resultando de los más gratificante y productivo. Cabe decir que antes de decidirme por una receta receta hago una gran selección, ya que no me gustan las recetas muy complicadas, pues pienso que la gente no se atreverá luego a hacerlas. Como todos sabéis el propósito de este blog son recetas que tod@s os animéis a hacer.
Esta receta de hoy es de Bea Roque, me gustan mucho sus recetas por su simplicidad y sobre todo por que los resultados son impecables aunque uno sea un negado para la repostería.
Así que vamos con la receta.


Ingredientes

300 gr de harina de fuerza
300 gr de harina de trigo
10 gr de sal
5 gr de levadura seca de panadería
2 cucharadas de semillas de amapola
2 cucharadas de sésamo 
140 gr de leche tibia
140 gr de agua
1 huevo
20 gr de miel
50 gr de aceite de oliva

Elaboración

Reservamos 50 gr de harina.
En el vaso de nuestra batidora mezclamos todos los ingredientes secos, harina, sal, levadura, semillas a nuestro gusto. Yo no tenía las semillas que Bea indica en la receta, pero tenía una mezcla de semillas del Mercadona que tiene pipas de girasol peladas, sésamo, lino marrón, pipas de calabaza peladas y semillas de amapola, fue lo que le eché.
En una jarra mezclamos todos los ingredientes líquidos.
Incorporar a la harina los líquidos y con el gancho mezclar lentamente hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
Comenzar a amasar a velocidad 2 y si fuera necesario ir echando poco a poco la harina reservada hasta que la masa se despegue de las paredes del bol y se pegue totalmente al gancho, amasar unos 7-10 minutos más o hasta obtener una masa suave y lisa.
Retirar el gancho amasador y dejar reposar la masa dentro del vaso cubierto por un papel film y un paño de cocina durante una hora o hasta que haya doblado su volumen.
Pasado este tiempo, colocar la masa sobre la encimera ligeramente cubierta de harina y desgasificar amasando un par de minutos.
Estirar la masa con las manos hasta obtener un rectángulo de 20x30 cm.
Doblar los lados más largos unos 2 cm hacia dentro haciendo presión para sellarlo.
Comenzar a enrollar el lado más estrecho hacia adentro, dándole forma de cilindro. Cada vez que lo dobles haz presión con los dedos para sellarlo, de lo contrario la miga quedará con forma espiral. Plegar los laterales hacia abajo.
Colocar este cilindro en un molde engrasado con la unión hacia abajo ( molde de 31 cm ).
Cubrir con un paño sin que aplaste la masa, y dejar fermentar esta masa durante una hora o hasta que doble el tamaño.
Introducir en el horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador, durante 40 minutos.
Retiramos del horno, dejamos templar unos 10 minutos sobre la rejilla en el molde y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre la rejilla.

viernes, 10 de abril de 2020

Rosca Gallega de Pascua





Bueno a petición popular hice Rosca Gallega de Pascua, entre que estamos en casa y así nos distraemos con algo, además estamos en fecha, me puse a ello. Me la pidió una buena amiga María José y aunque voy un poco tarde cumplo. Ya sabéis que me gusta hacer las recetas yo misma, ,me gusta probarlas y solo si dan el resultado esperado publico.
Reconozco que he buscado y rebuscado recetas durante días hasta encontrar algo que me convenciera, al final después de darme un garbeo por Pinterest, vi esta receta de Manzana & Canela. La receta me encantó tan sólo adapté las cantidades de levadura seca, ya que ella utiliza levadura fresca de panadería. La receta es sencilla y con ingredientes que todos tenemos a mano en casa. Así que allá vamos!!!


Ingredientes

  • Para el prefermento
100 gr de harina de fuerza
100 ml de leche templada
3 gr de levadura seca de panadero
  • Para la masa
Prefermento
450g de harina de fuerza
3 gr de levadura seca de panadero
50 ml de leche
30 ml de zumo de naranja
20 ml de Anís 
Ralladura de una naranja
30 gr de miel
3 huevos M
100 gr de azúcar
1/2 cucharadita de sal
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Para adornar
1 huevo
Un poco de leche
Azúcar
Anís dulce

Preparación

  • Primero preparamos el prefermento: templamos unos segundos la leche en un bol en el microondas y disolvemos la levadura en ella ( si es fresca la desmenuzamos). Añadimos la harina y mezclamos bien hasta integrar completamente. Podemos hacerlo con las manos, no es necesario amasar. Cuando esté mezclado, tapamos con un film transparente y un trapo de cocina nuestro bol, lo dejamos en lugar cálido y alejado de corrientes hasta que doble su volumen ( más o menos una hora, aunque dependerá de la temperatura que haga en vuestra cocina).
  • Cuando tengamos el prefermento listo continuamos con la masa. Ponemos el prefermento en el bol de la amasadora y añadimos todos los demás ingredientes menos la mantequilla. Amasamos a velocidad media unos 8-10 minutos, hasta que tengamos una masa uniforme. Si amasamos a mano hacemos un volcán con los ingredientes secos y colocamos los ingredientes líquidos en el centro y amasamos igual, hasta que la masa nos quede lisa y uniforme.
  • Bajamos la velocidad de la amasadora y vamos añadiendo la mantequilla reblandecida a cubitos, poco a poco. Cuando terminemos de incorporarla , volvemos a subir la velocidad de la amasadora y continuamos con el amasado otros 10 minutos más, hasta que veamos que la masa es elástica, se despega de las paredes del vaso y al estirar un poco entre los dedos conseguimos una malla que no se rompe. Si fuera necesario amasamos un poco más hasta conseguirlo.

  • Una vez tengamos lista la masa , formamos una bola con ella y la dejamos levar en un bol engrasado con aceite de girasol. Tapamos con film transparente y con un paño de cocina, dejamos levar a temperatura ambiente en un lugar cálido y apartado de corrientes hasta que doble su volumen ( aproximadamente una hora, hora y media ).

  • Cuando haya doblado su volumen la sacamos del bol, le damos un ligero amasado para desgasificar y la cortamos en dos porciones iguales.
  • Estiramos cada una de las porciones formando dos tiras del mismo largo, el suficiente para que las podamos enroscar entre sí.
  • Enrollamos las dos tiras formando como una trenza de dos cabos.
  • Formamos una rosca uniendo los dos extremos  de las dos tiras trenzadas y las llevamos a una bandeja de horno sobre la que previamente habremos colocado un papel de horno.
  • Cubrimos con un paño de cocina y la dejamos levar de nuevo a temperatura ambientes hasta que vuelva a doblar su tamaño. Un poco antes de que termine de levar, precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo sin ventilador. Antes de meter al horno batimos un huevo con un chorrito de leche y pintamos la rosca. Humedecemos un poco de azúcar con una cucharada de Anís y lo repartimos por encima.
  • Levamos al horno durante unos 25-30 minutos, vigilando bien para que no se nos tueste demasiado. Para evitarlo podemos cubrir la rosca con un poco de papel de aluminio en los últimos 10 minutos de horneado.
  • Cuando esté lista sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.






jueves, 9 de abril de 2020

Donuts caseros






He de reconocer que no es la primera vez que hago donuts, a lo largo de estos años he ido probando varias recetas y ninguna ha terminado de convencerme hasta el día de hoy. 
Puedo decir que va a ser la receta definitiva para donuts, y cuando los hagáis me entenderéis. Evidentemente nada se puede comparar a los donuts comerciales, pero si asemejar, sólo os pido una cosa, cuando veáis la receta no os asustéis por el tochazo que se avecina, ya que muchos son consejos para lograr los donuts perfectos.
La receta es de Salseando en la cocina.
Así que no me enrollo más y allá vamos!!!

Para la masa

400 gr de harina de fuerza
250 ml de leche
1 huevo mediano
70 gr de azúcar
1 pizca de sal
1 cucharadita de levadura seca de panadero, 3 gr
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
la piel de una naranja

Para la glasa de azúcar

150 gr de azúcar glacé
2 cucharadas de agua

Elaboración

Lavamos muy bien la naranja y la pelamos, eliminando cualquier resto de la parte blanca. Colocamos la piel junto con la leche en un cazo y llevamos a ebullición, luego cocemos a fuego suave durante 5 minutos. Retiramos del fuego, dejamos atemperar y por último colamos. Esto proporcionará a la masa un aroma a naranja muy sutil.
A la hora de hacer la masa lo que recomiendo es hacerla por la tarde-noche y dejarla reposar toda la noche para al día siguiente hacer nuestros donuts.
En el bol de la amasadora con los ganchos puestos mezclamos los ingredientes en este orden: primero la harina, el azúcar, la levadura y la sal ( ingredientes secos, se ponen juntos en el bol de la amasadora) y luego se le incorpora de uno en uno el huevo, la leche y por último la mantequilla en pequeños dados. No añadiremos el siguiente ingrediente hasta que el anterior se haya integrado en la mezcla.
Amasamos hasta obtener una masa suave y lisa que se desprende del bol de la amasadora, unos 8-10 minutos, dependiendo de la velocidad.
Tapamos el bol con papel film y dejamos que leve la masa toda la noche. Aseguraros que sea un bol amplio pues la masa crece mucho, yo suelo dejarla en un rincón de la cocina y además del film le suelo poner un paño de cocina por encima.


La ventaja que le veo al hacer la masa el día anterior es que no tienes que estar esperando a que leve, desgasificar, cortar, volver a esperar a que vuelva e levar y freír, nos haría falta casi el día para hacer unos donuts. Éste sistema de hacer la masa el día anterior es un poco más desatendido.
Al día siguiente sacamos la masa del bol y en una superficie ligeramente enharinada le quitamos el aire ( damos un ligero amasado) y la estiramos hasta que obtenga aproximadamente 1 cm de grosor.
Con un aro de emplatar, o un cortador para donuts, cortamos las piezas. Yo usé uno de 8 cm de diámetro y el centro lo corté con una boquilla de las grandes, pero se pueden cortar de hasta 10 cm. Intentar no hacerlas más pequeñas.
Los recortes de la masa se juntan y se amasan un poco y se vuelven a estirar. Yo los voy cortando y los coloco en una bandeja de horno sobre papel de horno que previamente he cortado en cuadrados ( algo más grandes que el donut recién cortado, ya que éste aún tiene que volver a levar).Los coloco con un pequeño espacio entre ellos para que crezcan. El papel cortado va a facilitarnos mucho el trabajo a la hora de freírlos, pues una vez han levado quedan tan esponjosos que si los tocáis con las manos se deforman.
Dejamos que leven hasta que tripliquen su volumen. Como salen entre 14-18 piezas, dependiendo del grosor que hayáis dejado en la masa, ocupan casi 2 fuentes y no quería tener la cocina ocupada los tapé con un paño y los metí en el horno y le cerré la puerta y los dejé ahí, con el horno apagado!!!
Debemos tener paciencia con el tiempo de levado, ya que cuanto más crezcan más tiernos resultarán y más tiernos se mantendrán.
Pasado el tiempo de levado colocamos abundante aceite en un sartén. La cantidad suficiente que permita que los donuts floten sin tocar el fondo, ya que si lo tocarán, la masa reposaría sobre la sartén y se tostaría la superficie del donut. Así que vamos a asegurarnos que floten.
Por cierto yo he usado aceite de girasol especial para frituras. Calentamos el aceite a fuego moderado, este paso es muy importante ya que esta masa se cuece muy rápido y es muy delicada.
Así que mantendremos siempre un fuego moderado.
Cogemos el donut con el papelito y lo llevamos a la sartén. Inmediatamente se desprenderá solo y podéis quitarlo con unas pinzas, de esta manera no tocaréis la masa para nada.
Se cuecen sumamente rápido , apenas 45 segundos para cada lado son casi siempre suficientes. Sin embargo yo no los dejo tanto rato seguido, les voy dando vueltas todo el rato. No os preocupéis, no quedan en absoluto grasientos.
Cogen color de manera casi inmediata, así que idlos vigilando y los vais friendo hasta que tengas ese aspecto rubio de los donuts comerciales.
Los escurrimos y dejamos sobre papel absorbente. Es muy importante que dejéis que el aceite se escurra completamente y que los donuts estén fríos antes de glasearlos.
En un bol mezclamos el azúcar con el agua hasta conseguir una glasa, más o menos líquida, que permita bañar los donuts. Lo justo, sin que sea excesivamente líquida o deberás esperar mucho para que se seque.
Colocamos un donut en el bol y bañamos volteándolo un par de veces si fuera necesario, para que no quede ni un milímetro de su superficie sin glasear. Esto es muy importante ya que la glasa, una vez seca, ayudará a protegerlo y se conservará más tiempo. Colocamos el donut sobre una rejilla hasta que se seque.
Cabe decir que la glasa no es mi fuerte y no sé como demonios me las he arreglado pero he necesitado duplicar la receta para bañar los donuts. 


Brioche de Mascarpone

Muy buenas!!!!
Vamos con un rico brioche, que es un tipo de dulce de origen francés. Lo que más me gusta de este tipo de pan es la combinación de lo crujiente y dorado de su corteza con la suavidad de su pálida miga. Este tipo de pan es ideal para desayunar.
Me he atrevido con este Brioche de Mascarpone, que es el resultado de varias recetas adaptadas a mi gusto. De una cojí los ingredientes y de otra receta la elaboración, ambas con ligeras adaptaciones.
He de reconocer que la idea era hacerlo para desayunar con el, pero nada más salir del horno y dejarse acercar vino alguien a robar... así que su declive empezó ya medio caliente... en fin cosas que pasan.





Ingredientes

120 ml de leche tibia
500 gr de harina de fuerza
5 gr de levadura seca de panadero
1 huevo + 1 yema
1 pizca de sal
50 gr de azúcar
250 gr de queso Mascarpone
Para el glaseado: 1 cucharada de leche + 1 yema

Elaboración

Templamos la leche, debe estar tibia, no caliente, reservamos.
En un bol batimos ligeramente el queso  con el huevo y la yema, lo que nos facilitará integrar el queso a la masa. Reservamos.
En el bol de la amasadora ponemos la harina, la levadura seca de panadería y el azúcar. Ponemos en marcha con los ganchos colocados y amasamos suavemente hasta que terminemos de añadir la leche. 
Subimos un poco la intensidad de amasado y agregamos la mezcla de Mascarpone y huevo y también la pizca de sal. Amasamos hasta conseguir una masa lisa y elástica. Cuando llega a este punto la masa suele despegarse por completo del bol de la amasadora y se suele quedar enganchada en los ganchos de la amasadora, suele tardar unos unos 10 - 15 minutos a velocidad alta, aunque este punto dependerá de cada robot amasador.
Formamos una bola y la colocamos en un bol ligeramente engrasado  y lo cubrimos con film transparente. Yo además le pongo un paño encima ( manías ) , dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen.
Forramos un molde de unos 22-23 cm con papel de horno.
Una vez la masa haya reposado,en una superficie ligeramente enharinada, amasamos ligeramente para desgasificar. 
Dividimos la masa en 7-10 porciones y formamos bolas haciéndolas girar una mano sobre la otra.
Sobre la encimera, sin harina, ahuecar la mano y colocar una porción de masa dentro y apretando ligeramente hazla rodar en un movimiento circular impulsando la masa con el borde de la mano. Se debe formar una bola compacta con una superficie lisa.
Colocamos las bolitas ligeramente separadas en el molde. Cubrimos de nuevo y dejamos reposar hasta que doblen su volumen.
Precalentamos el horno a 180º C, con calor arriba y abajo.
Pintamos la masa con la mezcla para el glaseado ( leche y yema ). Espolvoreamos un poco de azúcar y horneamos unos 35-40 minutos. Si vemos que se dora demasiado, cubrimos con papel de aluminio, yo lo cubrí a los 20 minutos.
Retiramos del horno, dejamos sobre una rejilla unos 10 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar.


Notas. Si a la hora de formar las bolitas la masa se pega a las manos puedes enharinarlas ligeramente. 






lunes, 6 de abril de 2020

Dinner Rolls


Seguimos en casa y seguimos enredando en la cocina. En mi caso he de decir que estoy aprovechando para dedicarme a las masas levadas, ya que dispongo de todo el tiempo del mundo.
El confinamiento me ha servido para darme de cuenta de que las masas levadas no son tan complicadas, simplemente no disponemos del tiempo suficiente para dedicarle. Cabe decir que me parece la panadería un mundo muy apasionante.
Como podéis ver he empezado con recetas sencillas y poco ya me iré complicando yo la vida gratuitamente!!!
La receta de hoy es de Bea Roque, me llamaron mucho la atención estos panecillos, ya no solo para comerlos templados  como Bea dice , si no para acompañarlos en alguna que otra de mis aventuras culinarias ( es decir, rellenarlos de pulled pork) ,aunque los veo rellenos de mermelada, y otras muchas cosas.... que ya os digo yo , que no van a ser muy buenos para la dieta.







Ingredientes para unos 12 panecillos

350 gr de harina de trigo
1 y 1/4 cucharadita levadura seca de panadería
1 y 1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de azúcar
30 ml de agua tibia
125 ml de leche a temperatura ambiente
1 huevo
50 gr de mantequilla derretida

Elaboración

Mezclar la harina, de la que habremos reservado unos 30 gr junto con la levadura seca, el azúcar y la sal.
Incorporar a la harina el agua, leche, huevo y mantequilla y con el gancho mezclar lentamente hasta que los ingredientes estén incorporados.
Comenzamos a amasar y si fuera necesario ir echando poco a poco la harina reservada hasta que la masa se despegue de las paredes del bol y se pegue totalmente al gancho amasador. Amasar un par de minutos más hasta obtener una masa suave y lisa.
Retirar el gancho amasador y dejar reposar la masa dentro del vaso cubierto con un paño durante una hora o hasta que haya doblado su volumen.
Engrasar con aceite o spray desmoldante un molde cuadrado de 25 x 25 ( Bea dice así en la receta, yo como no tenía me adapté a lo que había por casa. Cosas del confinamiento!!! ) y colocar papel de hornear en la base.
Una vez haya doblado su volumen, colocar la masa sobre la encimera ligeramente cubierta de harina y desgasificar amasando un par de minutos.
Dividir la masa en 12 porciones y formar bolas haciéndolas girar una mano sobre la otra.
Sobre la encimera, sin harina, ahuecar la mano y colocar una porción de masa dentro y apretando ligeramente hazla rodar en un movimiento circular impulsando la masa con el borde de la mano. Se debe formar una bola compacta sin que se mueva del sitio hasta obtener una superficie lisa y con un recogido en la parte inferior.
Colocar las bolitas ligeramente separadas en el molde.
Cubrir con film  transparente engrasado con aceite, sin que aplaste la masa, hasta que hayan duplicado su volumen o se toquen las unas con las otras.
Precalentar el horno a 200ºC.
Hornear durante 20 o 25 minutos o hasta que estén ligeramente doradas.
Dejar enfriar unos 15 minutos y consumir tibios.



sábado, 4 de abril de 2020

Magdalenas caseras

Por aquí seguimos, buscando buenas opciones para los desayunos. Nada de bollería industrial estos días, así que navegando por la red me topé con estas bellezas de magdalenas y me dije "con el tiempo que tiempo que tengo yo estos días, vamos, vosotras no os escapáis ."
La receta es de Asopaipas.
Es una receta sencilla, de hecho todos los ingredientes se suelen tener a diario en casa, es súper fácil de hacer con los más peques de la casa ( intento subiros cosas que podáis hacer con ellos ) y nos aseguramos un buen desayuno durante unos días.
El truco de la receta es muy simple, hacer la mezcla de las magdalenas y dejarla reposar por lo menos una hora la masa a temperatura ambiente.




Ingredientes

250 gr de harina de trigo
15 gr de levadura tipo Royal
4 huevos
220 gr de azúcar
150 gr de aceite de girasol
25 gr de mantequilla a temperatura ambiente
1 pizca de sal
1 cucharadita de azúcar avainillado
Cápsulas y bandeja para hornear las magdalenas

Elaboración


Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que adquieran un color blanquecino y doblen su volumen. A continuación incorporamos el aceite de girasol y la mantequilla.
Finalmente añadimos la harina con la levadura, la pizca de sal y el azúcar avainillado y mezclamos hasta conseguir una masa homogénea.
Llegados a este punto dejamos reposar nuestra masa como mínimo una hora.
Precalentamos el horno a 220ºC , yo lo puse con ventilador. Ponemos un recipiente de agua para que genere humedad, éste recipiente lo retiramos justo antes de meter las magdalenas al horno.
Prepararemos la bandeja para las magdalenas con las cápsulas de papel. Rellenamos las cápsulas de las magdalenas, dejando un centímetro hasta al borde.
Horneamos durante 10-13 minutos antes de retirar.
Retiramos de las bandejas y colocamos sobre una rejilla para que se enfríen por completo.









miércoles, 1 de abril de 2020

Cookies con chips de chocolate



Seguimos en casa y con el horno a tope. Esta vez le ha tocado a unas galletas, sé de uno que fue a asaltar la alacena y no había galletas, así que me puse manos a la obra, que son muchos días los que nos quedan por delante y vamos a tener al "enemigo contento!!!"
Quería hacer unas galletas con chips de chocolate, así que me fui a mi querido Pinterest que es mi fuente de inspiración. Estuve un buen rato rebuscando hasta que vi esta receta de Megasilvita , y que pinta tenían las desgraciadas, así que me puse a ello.
La verdad es que están de muerte!!!! 

Ingredientes 

200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
200 gr de azúcar moreno
100 gr de azúcar blanquilla
1/2 cucharadita de bicarbonato
2 huevos
1 cucharadita de vainilla en pasta
315 gr de harina
360 gr de chips de chococolate
250 gr de nueces pecan, aunque es más bien al gusto, no son necesarias.

Elaboración

  • Precalentar el horno a 190ºC.
  • Batir la mantequilla hasta que esté blandita.
  • Mezclar en un bol , los azúcares, el bicarbonato y la mantequilla. Batir a velocidad media hasta que la mezcla se vuelva esponjosa y blanca.
  • En un bol aparte, batir ligeramente los huevos con la vainilla.
  • Añadir a la mezcla.
  • Batir la harina sólo hasta que la masa esté mezclada.
  • Con una pala de madera añadir los chips de chocolate , y en caso de que decidas añadir las nueces pecan , añadir aquí también.
  • Preparar una bandeja de horno con papel vegetal y con una cucharita poner montoncitos de masa. Cuanta más masa....más galleta!!!
  • Hornear con el horno arriba y abajo durante aproximadamente unos 8 a 10 minutos, o hasta que veas que los bordes se tuestan ligeramente.
  • Dejar enfríar las galletas sobre una rejilla, pero ten cuidado al sacarlas de la bandeja, ya que están muy blanditas ( es normal, yo las quité con una espátulas metálica).