lunes, 15 de junio de 2020

Gorditos de nata





Estoy de nuevo por aquí y mirad que cosa más rica os traigo. No me digáis que las fotos no son tentadoras, quién se resiste a estos deliciosos bollos?
Se os hará la boca agua con estos bollos suaves, deliciosos y esponjosos.
La receta es muy sencilla, ya que comenzaremos la elaboración por la noche y la terminaremos al día siguiente.
Así que al lío!!!

Ingredientes


600 gr de harina de fuerza
100 gr de azúcar
125 gr de mantequilla en pomada
1 cucharada de miel
300 gr de nata líquida
3 gr de levadura seca de panadero
Azúcar glas para espolvorear

Elaboración


En el bol de la amasadora colocamos la harina previamente tamizada, la levadura, el azúcar y la miel.
Calentamos un poco la nata y la agregamos al bol también.
Ponemos nuestra amasadora en marcha para que los ingredientes se vayan integrando, batimos el huevo ligeramente y lo añadimos. Continuamos amasando a velocidad media unos 5 minutos.
Por último añadimos la mantequilla en pomada y subimos la velocidad del robot amasador y amasamos hasta conseguir una masa suave y lisa.
Tapamos el bol con un film transparente y dejamos reposar la masa una media hora. Pasado este tiempo destapamos el bol y volvemos a amasar unos 5 minutos. Volvemos a tapar el bol con film transparente y llevamos al frigorífico hasta el día siguiente.
Al día siguiente retiramos el bol del frigorífico y dejaremos que se atempere sobre media hora, tapado. Como podréis comprobar nada más sacar la masa de la nevera ésta estará muy dura, es debido a la cantidad de mantequilla de la masa, al estar en la nevera ésta se vuelve a solidificar, al dejarla atemperarse la mantequilla volverá al punto pomada y nos será más fácil de trabajar la masa.
Para trabajar la masa, untamos la mesa de trabajo con mantequilla y procedemos a estirar la masa con un rodillo dejándola fina y formaremos un rectángulo.
Cortamos la masa en triángulos alargados con un cuchillo afilado y los enrollamos dándole forma de croisant. Los iremos colocando sobre una bandeja de horno a la que previamente le habremos colocado un papel de horno.
Los dejamos reposar hasta que doblen su volumen y los llevamos al horno, que deberá estar a 180ºC con calor arriba y abajo. Los horneamos durante unos 20 minutos. Aunque esto dependerá del tamaño de vuestros "gorditos", en todo caso los hornearemos hasta que tengan un ligero tono dorado.
Retiramos del horno y los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse. Luego los espolvoreamos con azúcar glas.
Si queréis se pueden pintar con un poco de mantequilla derretida antes de meter al horno.
Y mirad que pinta y que miga..........



No me digáis que no son unas bellezas!!!!
Ahhh!!! y recordad que si queréis recibir las recetas en primicia tan sólo tenéis que ser seguidores de esta humilde página y si os animáis a hacer la receta, cualquier duda comentando aquí en esta publicación os la resuelvo en un santiamén!!!
La receta es una adaptación de Dulces Frivolidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario