sábado, 11 de abril de 2020

Pan de molde




Seguimos en casa y nos negamos a ir a por el pan a diario, así que hemos decido hacer nuestro propio pan estos días. Aunque he de decir que con el gustillo que le estoy cogiendo, y lo fácil que me parece, hacer sobre todo el pan de molde dudo que lo vuelva a comprar pan de molde.
Nunca había experimentado tanto con las masas levadas tanto como estos días y puedo decir que me está resultando de los más gratificante y productivo. Cabe decir que antes de decidirme por una receta receta hago una gran selección, ya que no me gustan las recetas muy complicadas, pues pienso que la gente no se atreverá luego a hacerlas. Como todos sabéis el propósito de este blog son recetas que tod@s os animéis a hacer.
Esta receta de hoy es de Bea Roque, me gustan mucho sus recetas por su simplicidad y sobre todo por que los resultados son impecables aunque uno sea un negado para la repostería.
Así que vamos con la receta.


Ingredientes

300 gr de harina de fuerza
300 gr de harina de trigo
10 gr de sal
5 gr de levadura seca de panadería
2 cucharadas de semillas de amapola
2 cucharadas de sésamo 
140 gr de leche tibia
140 gr de agua
1 huevo
20 gr de miel
50 gr de aceite de oliva

Elaboración

Reservamos 50 gr de harina.
En el vaso de nuestra batidora mezclamos todos los ingredientes secos, harina, sal, levadura, semillas a nuestro gusto. Yo no tenía las semillas que Bea indica en la receta, pero tenía una mezcla de semillas del Mercadona que tiene pipas de girasol peladas, sésamo, lino marrón, pipas de calabaza peladas y semillas de amapola, fue lo que le eché.
En una jarra mezclamos todos los ingredientes líquidos.
Incorporar a la harina los líquidos y con el gancho mezclar lentamente hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
Comenzar a amasar a velocidad 2 y si fuera necesario ir echando poco a poco la harina reservada hasta que la masa se despegue de las paredes del bol y se pegue totalmente al gancho, amasar unos 7-10 minutos más o hasta obtener una masa suave y lisa.
Retirar el gancho amasador y dejar reposar la masa dentro del vaso cubierto por un papel film y un paño de cocina durante una hora o hasta que haya doblado su volumen.
Pasado este tiempo, colocar la masa sobre la encimera ligeramente cubierta de harina y desgasificar amasando un par de minutos.
Estirar la masa con las manos hasta obtener un rectángulo de 20x30 cm.
Doblar los lados más largos unos 2 cm hacia dentro haciendo presión para sellarlo.
Comenzar a enrollar el lado más estrecho hacia adentro, dándole forma de cilindro. Cada vez que lo dobles haz presión con los dedos para sellarlo, de lo contrario la miga quedará con forma espiral. Plegar los laterales hacia abajo.
Colocar este cilindro en un molde engrasado con la unión hacia abajo ( molde de 31 cm ).
Cubrir con un paño sin que aplaste la masa, y dejar fermentar esta masa durante una hora o hasta que doble el tamaño.
Introducir en el horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador, durante 40 minutos.
Retiramos del horno, dejamos templar unos 10 minutos sobre la rejilla en el molde y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre la rejilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario